¿Repartidores sujetos a licencia?

En Analía Plaza, “Carnés de camareros, cualificación para ‘riders y repartidores prémium: ya está aquí la ‘titulitis precaria”, El Diario.es, 8 de noviembre de 2020.

«Las licencias se han usado siempre para reducir la competencia con la excusa de asegurar la calidad1, explica Benito Arruñada, catedrático de Organización de Empresas la Universidad Pompeu Fabra y favorable a la liberalización del mercado de trabajo. «En medicina, por ejemplo, el Estado da el título y luego está el Colegio de Médicos. Asegura un poco la calidad, aunque falla en otros aspectos. Hay médicos que ganan reputación porque operan a un futbolista y les aumenta el caché. Ahora, ¿qué necesitas para conocer la calidad de un repartidor o una camarera de piso? Mecanismos empresariales. Una licencia o un título aquí no valen nada».

Arruñada pone otro ejemplo: el periodismo. «En la dictadura te daban un carné que te permitía trabajar o no. Limitaba el número y se usaba como arma para la disciplina», continúa. Aunque hoy nadie necesita un carné emitido por el Estado para trabajar en un medio, la formación ejerce de filtro. Los grandes medios tienen sus propios másters, que cuestan varios miles de euros, desde los que fichan a gente en prácticas. «Pasas por caja, te filtran ideológicamente… No es fichar talento», indica el catedrático. Ranz, de UGT y con una visión mucho menos liberal, teme que la formación para repartidores llegue a entenderse de forma similar. «Podría terminar siendo un filtro: si no pasas por aquí, no entras», dice. «Esto nos pasa con las asociaciones de riders que quieren ser autónomos, que terminan determinando quién es afín a la empresa y quién no».

…. ….. ….. ….. ……

Para el portavoz del sindicato, la cualificación es tan importante como derogar partes de la reforma laboral y que vuelva a prevalecer el convenio colectivo y los salarios dignos. Para el catedrático Arruñada, antes de formar para el turismo del futuro habría que recuperarlo mediante una buena gestión de la pandemia. Para los trabajadores consultados, todo esto corre el riesgo de quedarse en un capita de barniz.